La historia de mi primera inversión inmobiliaria sin tener ninguna experiencia

Buenas a todos, compañeros. El mercado inmobiliario, como buen español, siempre me ha parecido un buen nicho para invertir. En el siguiente post te cuento cómo ha sido mi primera inversión inmobiliaria y qué enseñanzas me ha dejado, que para nada tienen que ver con el dinero.


El salón de la vivienda en cuestión

En primer lugar y, para que no te sientas perdido, me gustaría que leyeras 'Reflexiones horas antes de realizar mi primera inversión inmobiliaria', donde explico todo el proceso que me llevó a asumir responsabilidades de este estilo por primera vez en mi vida.

Como se puede ver en la imagen, la vivienda no es la última del mercado ni la mejor que hay en España, pero está en un sitio estratégico que le reporta mucho valor. Algo importante.

El guión de esta historia es muy sencillo, las complicaciones han venido después:

Teoría:

1. Pago 9.000€

2. Se hace la obra
3. Alquilo la vivienda

¿Parece fácil, no?

ELECCIÓN DE LA CONSTRUCTORA, LA PRIMERA PIEDRA DEL CAMINO

Para una persona como yo, que de albañilería, electricidad y fontanería sabe muy poco o nada, elegir la empresa que me arreglara esta casa no fue nada sencillo. No quería que me estafaran.

Fueron numerosas las llamadas que hice entre los meses de Diciembre 2019 y Mayo 2020. El objetivo de alquilar esta vivienda heredada me lo tomé como un reto personal desde el minuto 1 que firmé la aceptación de herencia.

No fue nada sencillo porque primero hay que amoldarse a un presupuesto. Luego, dentro de ese presupuesto, que la constructora haga con tu dinero lo que tú le pides y no lo que ellos quieren. Saben más que tú, conocen que tienes el dinero y una reforma no es algo que 'si no te gusta lo descambias', como unos zapatos.

Las empresas me enviaban sus presupuestos y sus planes de acción. Se amoldaban a los 9.000€ que disponía para pagar por la obra. Y aquí la primera lección:

➥ Cuando vas a contratar un servicio de una rama que desconoces y, dispones de un dinero para pagar, el servicio te va a costar exactamente eso. Ni un €uro menos. Dispones de 9.000€, te los van a cobrar. Dispones de 1.000€, te los van a cobrar.

El abanico de empresas que podía hacerme la obra era tan pequeño, que solo disponía de 4 empresas para hacerse la competencia. Había dos que cubrían exactamente lo que necesitaba, no les faltaba ni una coma. El problema era que, por el parón por el COVID durante el Estado de Alarma, ninguna podía entrar en la vivienda hasta Septiembre y Octubre 2020. Problemón. Si ya tuve que estar sin mover ni un dedo durante todo el Estado de Alarma, como para pasarme todo el verano esperando y sin poder alquilarla.

Inviable.

Finalmente me decanté por la empresa más cara de las 4 porque podía entrar a trabajar en las fechas que a mí me interesaba. Es cierto que hubo un par de detalles sobre las ventanas de la vivienda que tuve que borrar del presupuesto. Con ello, se sobrepasaban los 10.000€ y, en realidad, era un gasto prescindible. Si se le metía mano mejor que mejor, pero si no pues están bien las que están.

NEGOCIOS Y FAMILIA EN LA MISMA FRASE NUNCA QUEDA BIEN

Como expliqué en el post anterior, esta vivienda la heredé de mi abuela al 50% con un familiar. Yo, desde el primer momento, tenía claro que quería alquilarla. Esta persona accedió sin pegas a mi propuesta, porque, al final, nadie le va a decir que no a una renta que antes no tenía y ahora sí, ¿no? Los problemas vinieron con los pasos previos que hay que hacer antes de darle las llaves al inquilin@. Entre otros, invertir para reformar.

Este familiar y yo tenemos pensamientos muy distintos sobre el dinero. De hecho, en esta cuestión, soy considerado la 'oveja negra' de la familia. Mientras él optaba por menos dinero aunque "inmediato" (teniendo en cuenta la escasa liquidez del mercado inmobiliario), yo abogué siempre por posponer los beneficios, aunque seguramente mucho mayores. Aquí la segunda lección:

➥ Nunca hagas negocios con familiares. Nunca. Aunque sea buena idea de negocio. Hazlo tú sol@. No te expongas a que en algún momento la cosa salga mal y tengas problemas con familiares cuando antes no los había.

Lo he escuchado siempre, que negocios y familia en la misma frase nunca queda bien. Pero lo cierto es que a mí no me quedaba de otra ya que la otra opción era vender. Yo tenía claro que vender sería desperdiciar una oportunidad brillante para obtener un beneficio mayor en el futuro, así que tocó poner cartas en el asunto.

La finca, de 82m², vale perfectamente 100.000€. Pero en el estado en el que se encontraba antes de la reforma te daban 70.000€, como mucho, y gracias.

Con estos 70.000€ que acabo de suponer, se conformaba la otra parte. Vendía y a otra cosa mariposa. Sin él decirme nada, me quería dejar claro que el responsable de la operación (ya fuera venta o alquiler) iba a ser yo. Hablamos de una persona (él) recientemente hipotecada y que esta venta le vendría genial.

Sobre el dinero que habría que invertir para poder arreglar la vivienda, se opuso totalmente desde el primer momento. O ponía yo el dinero, o me resignaba a 'regalar' por 70.000€. "Yo no tengo un duro para invertir ahí", me decía.

No solo me hice responsable del 100% de la inversión sino que además tuve que encargarme de absolutamente todo. Desde buscar a las constructoras, como expliqué párrafos más arriba, hasta buscar a l@s inquilin@s.

Al final ha habido problemas por dinero cuando antes no los había. Nuestra relación siempre ha sido magnífica, pero hay un problema evidente que se podrá solucionar en junio de 2022, cuando yo haya recuperado el 100% de la inversión. Hasta entonces, considero que esta persona debería estar más que agradecido por 'salvar', por decirlo de alguna manera, la casa de nuestra abuela. Porque claro, quién nos iba a decir que la ponemos en venta en Octubre y en Marzo mira la que nos cae, a ver quién viene con el dinero en plena crisis por el COVID19.

Conclusiones: 2 herederos, algo más de 9.000€ puestos por mí y, ¿retorno?

PRIMEROS BROTES VERDES

En menos de un mes estaría lista la reforma. Para principios de Agosto, los obreros me entregaban las llaves para comprobar el trabajo y darles el 'ok'. Estaba muy nervioso. Había puesto en esa casa no sé cuantos ahorros de mi vida. Una apuesta personal en toda regla.

Llegar a la casa y ver el antes/después fue algo maravilloso. A mi madre se le saltaron las lágrimas y, al tiempo que ella lloraba, yo me decía a mí mismo: 'aquí entra alguien a vivir y paga por ello, por mis c*jones, vamos, como que me llamo Joven Ahorrador".

Los obreros me enviaban fotos de lo que iban avanzando día a día para darme cuenta de ello. Sobretodo al principio porque había muchas cosas que tirar y, para despejarse las dudas, me preguntaban antes de 'liarla'. En ese sentido me encontré muy cómodo. Fueron semanas de impaciencia -por querer ver el resultado- y al mismo tiempo de tranquilidad por ver algo de luz al final del túnel.

Estaba cansado de pagar agua y luz mes tras mes (también IBI y basura cuando tocara) por una casa que no disfrutábamos desde la infancia. Quizá tapé un agujero pequeño en mi barco y ahora puedo centrarme en navegar. Imagino que si estás dentro del mercado inmobiliario sabrás a qué me refiero.

La vivienda no quedó 100% como yo quería. Siempre esperas un poquito más. Quizá el no poder visitar la obra a diario y llevar un control más exigente -digámoslo así- del trabajo fue clave. No obstante, no hay color entre Diciembre 2019 y Agosto 2020. En líneas generales estoy muy contento con el trabajo de la empresa.

ELECCIÓN DE LOS INQUILINOS

Este apartado quizá fue el más sencillo porque, después de enfrentarme con un familiar y vérmelas y deseármelas con la búsqueda de constructoras, ahora por fin tenía un producto que ofrecer al mercado.

Se lanzaron los anuncios en la primera quincena del mes de Agosto y las llamadas no tardaron en llegar.



Ninguno de estos dos candidatos es hoy el inquilino


Como decía, con el producto en el mercado, ahora solo me hacía falta el cliente que lo alquile. Muchos de los que llamaron, realmente no estaban interesados. Querían comprobar mi grado de necesidad por alquilar el piso y ver si hacía alguna oferta económica que no fuera la del anuncio. Tenía claro que las prisas no son buenas consejeras en las negociaciones y a todos les respondía con una negativa.

"Es que donde estamos, pagamos X y nos incluyen los gastos", me dijo más de un candidato.

Durante este verano, hice un estudio para ver cuántos meses pasarían hasta recuperar el 100% de lo invertido si alquilaba por 600€. Bien. Después de todo, se puede decir que el mercado me puso en mi sitio. En la última semana de Agosto, la oferta de pisos de alquiler por la zona se incrementó en más de un 25% gracias a la 'vuelta al cole'. En algunos grupos de Facebook, se ponen pisos en alquiler para colectivos profesionales como los maestros. Los últimos 10 días de Agosto se disparó la oferta de una manera inesperada. Me tocó corregir. Entre este incremento de la oferta y ciertos comentarios que me hicieron algunos candidatos, no me quedó que adaptar el precio de las rentas.

Supongo que es normal. O te adaptas y eres competitivo o tienes un producto que no atrae. Hice números y, aunque supone reducir los ingresos, me voy a quedar con el poco a poco. Es cierto que es mejor alquilarlo por 600€ que por 100€ (un ejemplo), pero más valen esos 100€/mes que no alquilarlo. ¿Tú qué opinas al respecto?

Con el nuevo anuncio las llamadas no paraban de llegar. Tengo que decir que recibí cerca de 50. Finalmente el día 7 de septiembre firmo el contrato con los inquilinos y recibo además de la fianza, la primera renta del alquiler.

¡El primer ingreso pasivo de mi vida!


EN PERSPECTIVA

Ha llovido casi un año desde que me propuse alquilar la casa de mi abuela hasta que lo conseguí. Entre los baches familiares y el Estado de Alarma, todo se atrasó más de lo que pensaba. Aún así, tenía claro que no me podía dejar vencer por la desidia. 

Debo, además, poner sobre la mesa que, haber estado desempleado durante el verano de 2020, me ha ayudado muchísimo a estar más encima de este tema. Quizá, teniendo un trabajo, el proceso hubiera sido más lento, si cabe. Esto me demuestra (una vez más) la importancia de disponer de tu tiempo para lo que tú quieres. Pasamos horas y horas al año trabajando y, sin darnos cuenta, perdemos libertad.

Es por esto que celebro tanto haber conseguido por fin un ingreso pasivo. Cierto es que ahora hay que cruzar los dedos para que, los inquilinos, entre otras cosas, sean cumplidores en cuestiones de pago. Sin embargo, lo celebro como si fuera mi primer dividendo a cobrar por una empresa, con la salvedad de que estoy prestando la posibilidad a alguien de que tenga dónde dormir y lo haga a gusto.

Desde un principio sabía la actitud que mi familiar iba a mostrar para con este tema. Esto me hizo responsabilizarme aún más con la causa y, de momento, puedo decir que se ha sembrado en ella. Ahora toca esperar a que florezca y dé sus frutos. Poco a poco y tiempo al tiempo.

También soy consciente de que las cosas se podrían haber hecho mucho mejor. Seguro que, en el proceso, he cometido muchos errores y me he dejado detalles por el camino, pero la inexperiencia también juega su papel. Espero que éstos no signifiquen la pérdida de la inversión, porque si de algo soy muy consciente también, es el elevado riesgo que conlleva invertir en el mercado inmobiliario.


CONCLUSIONES

  • Contratar servicios de ramas que no controlas siempre será mucho más caro que jugar en un nicho conocido.
  • Familia y negocios, cuanto más lejos, mejor.
  • El mercado manda. O eres competitivo o estás fuera.
  • La experiencia que he ganado ha sido muchísima y me motiva a dar otro paso en este mundo del inmobiliario.



Bueno familia, no los aburro más con este tema. Me queda pendiente el apartado que más nos gusta a todos: los números en forma de €uros. Lo dejo para otro post (o hilo en Twitter) por no extender éste en demasía. Está bien por hoy. Espero que les haya gustado y les haya aportado algo. A veces, las responsabilidades en forma de dinero, son más responsabilidades aún. A veces no, pero otras veces sí. Y esta para mí lo fue.


Saludos, Joven Ahorrador


Si te ha gustado este post y quieres participar, déjame tu comentario aquí debajo diciéndome lo que quieras.
Acepto todo tipo de críticas que me ayuden a mejorar.
En Twitter soy @JovenAhorrador

Comentarios

  1. Excelente articulo y curro que te has metido. Eres tenaz y perseverante. Te felicito!!!

    Ahora a recuperar lo invertido.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por el comentario, Sweet

      La verdad que ha llevado su tiempo pero ahí están ya las semillas, como se suele decir.

      Espero tu comentario en los próximos posts. Un saludo, compañero.

      Eliminar
  2. Muy interesante lo que cuentas.

    ¡Enhorabuena por el blog!

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias por el comentario, compañero

      Gracias. Se trata de compartir mis experiencias por si a alguien le sirve para reflexionar acerca de su situación particular.

      Un saludo para tí también

      Eliminar

Publicar un comentario

Por favor, haz uso de un lenguaje correcto y desde el respeto, evitando palabras malsonantes y expresiones que puedan herir la sensibilidad de los demás lectores. Todas las participaciones que inviten a la creación de un debate son bienvenidas.

Entradas populares de este blog

¿Excel o una app de finanzas personales? ¿Qué es mejor?