Carta para leer solo en momentos de pánico en los mercados

Hoy les traigo un post muy peculiar, compañeros. Es más, se puede decir que el más interesado en leer este post soy yo mismo. Hoy quiero dejar constancia de la carta que debo leer cuando la bolsa entre en un estado en el que el estómago solo te pide vender y olvidarte de este mundo.

Los que mejor me conozcáis, sabréis que soy fiel seguidor del podcast de Finect. Esto se debe a mi encontronazo (como no, en twitter) con Vicente Varo, quien merece una muy agradable opinión por mi parte.

En uno de los programas emitidos, Vicente Varo comentó la importancia de tener una carta para leer uno mismo exclusivamente en esos momentos en los que te replanteas toda tu estrategia como inversor. En aquellos momentos, donde el mercado entra en pánico y nada de lo que has hecho hasta el momento parece tener sentido, viene muy bien leer lo que tú mismo escribiste cuando hubo calma en el mercado.

Ergo, me dispuse a leer la carta de este señor y sencillamente aluciné. "Vicente Varo tiene un plan para cuando ni él mismo se crea su propia estrategia. Vicente Varo dará calma a Vicente Varo. Cuando todo el planeta quiera vender, Vicente Varo seguirá a lo suyo", me decía a mí mismo mientras leía su carta.

Como ya dije en el párrafo inicial y, después de esta pequeña dedicatoria al culpable de que yo esté hoy escribiendo estas letras, me dispongo, por fin, a escribir la carta que debo leer solo en momentos de pánico en los mercados.


Estimado yo,

si hoy estoy leyendo esta carta es porque el mercado ha entrado en un estado donde no me siento muy cómodo. A decir verdad, la rentabilidad de mi cartera a caído a niveles nunca vistos y estoy muy preocupado.

Están siendo días en los que todo el mundo habla de lo mismo, hasta los que más saben están preocupados porque creen que ahora sí que sí llegó el desplome del que tanto tiempo llevan hablando. Todos los indicadores macroeconómicos apuntan a que estamos sumidos en la mayor crisis de la historia y que pasarán muchos años para volver a los niveles previos a la crisis.

Yo ya no sé a quien creer. Me indexé con el objetivo de tener una trayectoria inversora tranquila y aburrida y ahora resulta que no paro de darle vueltas a lo mismo: estoy perdiendo los ahorros de muchos años de trabajo.

No obstante, no debo olvidar que cuando escribí esta carta el mercado estaba en calma, con escasa volatilidad y mi cartera andaba cerca del 8% de rentabilidad. Es decir, siempre hay vida más allá de una corrección del mercado.

En 2020 ya lo viví con el Covid-19. Justo fue en aquella época cuando me planteé iniciarme en el mundo de la inversión y estalló el maldito virus. Me eché para atrás y me equivoqué. ¿Quién me iba a decir que ese mismo año el mercado cerró casi en máximos históricos? Me perdí una remontaba brutal que solo aprovecharon aquellos que nunca vendieron... Entonces, ¿por qué voy a vender yo ahora?

Soy muy joven y debo ser consciente que caídas en los mercados siempre habrá. Siempre que hay alguna pequeña corrección me alegro porque compraré participaciones a un precio más barato y ¿ahora qué? ¿por qué estoy asustado?

¡Fuera sustos! A disfrutar este momento como se pueda y mantener la calma exactamente igual que he hecho desde que comencé a invertir. Es más, si este momento me pilla a principios de mes, con más alegría aún debo hacer mi aportación mensual. Sé que el largo plazo me va a recompensar haber invertido cuando todo el mundo está vendiendo...

No quiero meterme más caña, la verdad que leer esta carta ahora que parece el fin del mundo me ha servido para mucho. Voy a seguir con el plan establecido y olvidarme de lo que pasa ahí fuera. Estos días leeré más tiempo sobre algún tema que me guste e intentaré ver si consigo terminar alguna película en Netflix, que eso sí que me resulta más complicado.

Ya me queda claro, leer esto en los momentos de agobio es una pasada. Ahora me arrepiento de haberme planteado siquiera vender, por lo que debo dar la razón a todas esas personas entendidas que dicen que los inversores muchas veces nos dejamos llevar por el instinto en lugar de la razón. Pero qué bien me ha hecho leerme a mí mismo...

Gracias, yo. Me he salvado de una buena.





Si te ha gustado este post y quieres participar, déjame tu comentario aquí abajo diciéndome lo que quieras.
Acepto todo tipo de críticas que me ayuden a mejorar.
En Twitter soy @JovenAhorrador
La totalidad del contenido aquí reflejado debe considerarse como una opinión propia y no como ningún tipo de asesoramiento en materia financiera.

Comentarios

  1. Buen Post para estimular la autoconfianza y seguir un plan establecido, es muy importante. Asi como haber vivido en tus Carnes varias Crisis.....las Punto..com. Las Hipotecas Basura, la Crisis del Ladrillo....etc.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas, Jose Ángel

      muchísimas gracias por el comentario, precisamente el objetivo de este post es ese. Espero que, llegado el caso, haga su función y me sirva de ayuda. Seguir el plan y no desviarse es parte del éxito.

      Espero tu comentario en mi próximo post.

      Un saludo

      Eliminar

Publicar un comentario

Por favor, haz uso de un lenguaje correcto y desde el respeto, evitando palabras malsonantes y expresiones que puedan herir la sensibilidad de los demás lectores. Todas las participaciones que inviten a la creación de un debate son bienvenidas.

¿Quiere colaborar con nosotros? Nos seria de gran ayuda para seguir aportando contenido de calidad

Entradas populares de este blog

La historia de mi primera inversión inmobiliaria sin tener ninguna experiencia

¿Excel o una app de finanzas personales? ¿Qué es mejor?