Ahorrar

Muy probablemente has llegado a este blog buscando respuestas a mil preguntas que te habrás hecho sobre el dinero (o no). Tristemente, nos pasamos muchas horas de nuestras vidas quejándonos por nuestros salarios y buscando mayores ingresos. Sin embargo, la clave no está en ingresar más dinero; en España, pocos somos los que tratamos, firmemente, de entender el comportamiento del dinero y, déjame decirte que éste comportamiento es la clave.

En esta página del blog, te surtiré de las ideas necesarias e imprescindibles para que tus finanzas personales tomen un mejor rumbo, siendo éstas impulsadas por tu desarrollo de la inteligencia financiera.



¿Inteligencia financiera? ¿Eso qué es?

Bien. En internet podemos encontrar varias y variadas definiciones de lo que es la inteligencia financiera. No obstante, en este blog la definiremos como la capacidad de desarrollar conocimientos relacionados con la correcta administración del dinero y de otros activos.

Para iniciarnos y saber por dónde van los tiros, está bien que sepas que la inteligencia financiera mejorará tus hábitos y comportamientos con el dinero. Esta mejora, hará que sean hábitos y comportamientos más saludables y beneficiosos para tu economía personal.

Pero, ¿cómo sé si mi comportamiento con el dinero es el adecuado?


Es muy probable -y normal- que, si careces de inteligencia financiera, no sepas cómo de bueno o malo es tu comportamiento con el dinero. Como todo en la vida, para resolver un problema, el primer paso es reconocer que se tiene un problema. Para ello, te voy a enumerar una serie de cuestiones a las que debes responder con verdadero o falso en función de tus circunstancias. Coge papel y boli y anota las respuestas:
  1. A final de mes has gastado más de lo ingresado.
  2. No comparas precios en supermercados u otras tiendas.
  3. Usas una tarjeta de crédito para tus pagos diarios.
  4. Pagas las vacaciones del año con un préstamo personal.
  5. Compraste un coche nuevo y te ha costado más de 10.000€.
  6. Compraste un coche de segunda mano de más de 6.000€.
  7. En ambos casos, el coche lo estás pagando a plazos con intereses.
  8. Nunca has guardado el 10% de tus ingresos en una cuenta de ahorro/debajo del colchón.
  9. No llevas un control y, por tanto, no sabes, cuánto gastas en ropa, comida, ocio, hijos, etc...
  10. Nunca has dicho no me lo puedo permitir cuando se presenta un gasto que no es prioritario.
  11. Tener ropa de marca y una casa enorme te parecen sinónimos de alto status social.
  12. Acumulas todo tu dinero en una sola cuenta bancaria.

Después de haber leído estas cuestiones, déjame decirte que a más veces hayas respondido verdadero, peor es tu comportamiento con el dinero.

Vale, sé que tengo un problema con el dinero, pero, ¿Qué puedo hacer para darle una solución?

Aspectos previos:

🧠 Tomar conciencia

Para sanear tus finanzas personales, resulta imprescindible concienciarse de la importancia que tiene el dinero en tu vida. Es imposible pasar a la acción si crees que el dinero no es importante o que da igual cuan gasto tenga al mes porque el mes que viene cobraré de nuevo.

Absolutamente todo en la vida cuesta dinero. Todo. De hecho, piensa por qué motivo te despiertas cada mañana. Estoy convencido que, en el 99% de los casos, es por dinero. Ya sabes, toca concienciarse.

⏰ Gastos = tiempo

Seguramente nunca te has parado a pensar que, si cobras a 10€ la hora de trabajo, comprarte el nuevo iPhone puede suponer más de 80H de trabajo solo para pagar el móvil.

Ayuda mucho a tomar conciencia sobre el dinero si cuando vas a hacer un gasto innecesario en lugar de medirlo en € lo mides en tiempo que tardas en conseguir ese dinero para 'fundirlo'.

¿Cuántos meses de tu vida estarías trabajando única y exclusivamente para pagar un coche nuevo? 😱 ¿Merece la pena un coche de lujo? ¿Merece la pena el último iPhone?

📈 La economía de los ricos

Es muy común que los pobres envidien a los ricos por el poder adquisitivo que tienen. Debes dejar de envidiarlos y pasar a estudiar cómo se comportan ellos con el dinero.

Los ricos, no son ricos por ganar más dinero que tú (que también), lo son porque hacen un uso correcto del dinero. De nada les sirve ganar 10.000€ al mes si luego se gastan 9.999€. Nadie se hace rico ahorrando 1€/mes. Ni siquiera los que ganan 10.000€.

👉 Ya sabes, si quieres ser rico debes dar importancia al dinero y hacer un uso correcto del mismo.


Vale, lo tengo claro. El dinero es muy importante, ¿y ahora qué hago para tener más dinero?

Primeros pasos sobre el ahorro:

Necesidad de ahorrar

Para mejorar tus finanzas personales es imprescindible tener dinero ahorrado. Imprescindible. Mentalízate.

El dinero te da libertad: esta libertad se puede desglosar muy detalladamente, pero desde este blog agruparemos todos estos detalles en 2 grandes ramas: libertad de tiempo, libertad de decisión (te ofrece más opciones). Casi nada, eh.

¿Qué es ahorrar?

Ahorrar es guardar una parte de tus ingresos para poder disfrutarlos en el futuro.

Se puede ahorrar con muchos objetivos (no son incompatibles los unos con los otros) y, en cualquier caso, sea cual sea el objetivo de ahorro, ya vas por buen camino. Entre los muchos objetivos de ahorro que puedan pasarte por la cabeza ahora mismo, me voy a permitir dejarte 4 objetivos muy importantes en la vida de toda persona: ahorrar para amortizar deuda, ahorrar para la jubilación, ahorrar para evitar consumir sin endeudarse y ahorrar para invertir.

Gano muy poco dinero, ¿Cuánto debo ahorrar?

Ganar poco dinero es solo una excusa para no ahorrar nunca. Está demostrado que, ganando un 10% menos de lo que ganas, puedes llevar el mismo nivel de vida que con lo que ganas en la actualidad (salvo excepciones). Es por eso que debes acudir a la regla del 10%.


La regla del 10% dice que debes ahorrar como mínimo el 10% de todos los ingresos que tengas, independientemente de si has tenido los ingresos fijos previstos o aparece un ingreso extra.


¿Cuándo debo ahorrar?

✅ El día 1 de cada mes
A final de mes, lo que me sobre

Una vez, un tal Warren Buffett dijo lo siguiente:

"No ahorres lo que te queda después de gastar, gasta lo que te queda después de ahorrar"

¿Cómo hago para ahorrar el día 1 de cada mes?

Es muy sencillo. Llegado el primer día de cada mes, debes destinar la cantidad de ahorro disponible -hemos dicho que mínimo el 10% de los ingresos- a una cuenta de ahorro, separándolo de tu cuenta de gastos corrientes. Este paso debe convertirse en hábito.

Si cobro 1.000€/mes, el día 1 de cada mes debo enviar 100€ a mi cuenta de ahorro.


Objetivos de ahorro:

Ya hemos dejado clara la importancia que tiene el dinero en nuestra vida. Ahora que tienes las bases bien marcadas, debes establecer unos objetivos de ahorro, porque claro, si antes no sabías lo que era ahorrar y ahora sí, la siguiente pregunta que tendrás en la recámara podría ser perfectamente ¿y ahora qué hago con este dinero?

Bien, en este blog trataremos de disipar esa duda acerca de qué hacer con los ahorros:

1. Ahorrar para la jubilación

Independientemente de la edad que tengas al leer esto, pensar en la jubilación cuando hablamos de ahorro es un pensamiento correcto. No vamos a entrar a valorar el sistema de pensiones existente en España ni si es solvente o no, pero hay que dejar claro que para disfrutar de una jubilación digna en nuestro día de mañana es mejor no depender del Estado.

¿Quién mejor que tú mismo para mirar por tu economía en aquellos años donde querrás descansar? Recuerda que el dinero te da libertad de tiempo y de decisión.

Cuando estés jubilado, será muy beneficioso para tí poder elegir qué hacer con tu tiempo libre. Y para eso hace falta dinero.

Vamos con un ejemplo para poner sobre la mesa la importancia de ser constantes en el hábito de ahorrar para la jubilación:

"Carmen comenzó a trabajar a la edad de 18 años y se jubiló a los 67. En total ha estado trabajando 49 años. Durante todos esos años que ha trabajado, ha sido muy responsable con su hábito de ahorro y ha conseguido ahorrar siempre el 10% de sus ingresos. Los ingresos de Carmen han sido de 1.000€ desde los 18 años hasta los 30; de 1.400€ desde los 31 años hasta los 50; y de 1.900€ desde los 51 hasta los 67 años.

Entre los 18 y 30 años: Carmen ahorró en 13 años un total de 15.600€.

Entre los 31 y 50 años: Carmen ahorró en 20 años un total de 33.600€.

Entre los 51 y 67 años: Carmen ahorró en 17 años un total de 38.760€. 

 Ahora Carmen ve recompensa a todos estos años de ahorro, habiendo sumado la cantidad de 87.920€ para disfrutarlos en su jubilación."


2. Ahorrar para amortizar deuda

Muchas veces, bajo el propósito de ir realizando tus proyectos de vida, consumes más de lo que produces, lo que en términos económicos se traduce como déficit. Aquello que te permite consumir más de lo que generas (para así obtener un déficit) se llama endeudarse.

Aceptar una de esas "maravillosas" tarjetas de crédito que te ofrece el Banco de turno, pedir un préstamo personal para comprar un coche nuevo o reformar la cocina... son algunos de los ejemplos que te llevan al endeudamiento.

La deuda hace que un x% de tus ingresos dejen de estar disponibles para tí. Cuanto mayor sea tu nivel de endeudamiento, más será lo que "vivirás para trabajar". Esto no es una buena práctica para con tu bolsillo.

Por todo esto, cuando hablamos de ahorrar es conveniente que pienses si debes amortizar deuda para así "liberar" un poco tus ingresos.

Tarjetas de crédito y préstamos personales al consumo son claros ejemplos de deuda mala ❌. En general, cualquier tipo de deuda que genera intereses  -que pagas tú y no otro por tí- es deuda mala, por ello es conveniente que amortices parte o la totalidad de tu deuda vía ahorro.

Carmen hizo una reforma en su casa que le llevó a pedir un préstamo personal de 10.000€. Decidió devolver al Banco ese dinero en 4 años (244,13€/mes), lo que supone pagar unos intereses de 1.718,20€.

Pero ella, que es muy responsable en el hábito del ahorro, decidió guardar 50€ todos los meses para amortizar la deuda con el Banco.

Al cabo de 2 años, a Carmen le restaba por pagar la cantidad de 5.189,69€ al Banco, al tiempo que había ahorrado 1.200€ para amortizarlo y así terminar antes esa deuda o pagar menos durante los meses que le quedaban de préstamo.

En el ejemplo, vamos a suponer que Carmen usó esos 1.200€ para reducir el número de cuotas a pagar en el préstamo.

Carmen usó esos 1.200€ para amortizar deuda y redujo la duración del préstamo de 48 meses a 43, lo cual le permitió comenzar 5 meses antes a ahorrar para otro objetivo.


3. Ahorrar para consumir sin deuda

El título prácticamente lo dice todo. Al contrario que para la jubilación (largo plazo), ahorrar para consumir sin endeudarte (corto plazo) es una práctica muy sana que te hace vivir por debajo de tus posibilidades. Con este tipo de ahorro, logras consumir aquello para lo que tienes dinero, sin tener que recurrir a la financiación externa (presumiblemente con intereses).

Entre otros ejemplos, destacaremos el ahorro para comprar un coche nuevo al contado, ahorrar para viajar, etc... En definitiva, practicar el ahorro para el consumo es equivalente a olvidarnos de usar nuestra tarjeta de crédito y estar preparados para llamar al Banco para pedir que nos la cancelen.

4. Ahorrar para invertir

Recuerda esta frase:

"sin ahorro no hay inversión" 

Es el último de los objetivos de ahorro. Una vez saneadas tus finanzas personales, es conveniente destinar una parte del ahorro para la inversión.

En otra sección de este blog desarrollaremos en más profundidad el motor de la inversión. Simplemente sé consciente de que, ahorrando, tu patrimonio crecerá, si bien de manera mucho más lenta que invirtiendo parte de ese ahorro.




Un paso más sobre el ahorro:

Elaboración de un presupuesto

Es imprescindible. No podrás tener el control de tus finanzas si no creas un presupuesto cada mes. Al inicio puede resultar tedioso, pero con el paso del tiempo se va convirtiendo en una tarea automática que no te llevará más de 30 min/mes.

Elaborar un presupuesto es importante, también, porque refleja sobre el papel cuáles son tus prioridades de gasto. Además, ver escritas esas prioridades te hace darte cuenta de si tus hábitos de consumo son o no saludables para tus finanzas.

Desglosa las partidas de gasto de más importante a menos. Así, si llegas al tope, verás que lo que queda por anotar muy probablemente son gastos superfluos. Entre las partidas de gasto más importantes están: ahorro, vivienda, comida, transporte, salud, niños, ropa y formación.

Sé autocrític@. Debes ser consciente de la importancia que tiene cada partida de gasto en tu día a día y a partir de ahí designar una cantidad inamovible para ese mes. Es normal que los primeros presupuestos sufran desajustes. Al no haber tenido nunca un control de gastos es difícil controlar si en comida gastas 330€ o 601€ al mes. Es cuestión de meses ir afinando.

Control de gasto

Una vez elaborado el presupuesto, te toca la tarea de controlar que se está cumpliendo. Para ello es fundamental llevar un control exhaustivo de los gastos diarios.

Este link te llevará a un post super completo donde se habla del tema:


🚀 Aumento de los ingresos

Como se suele decir: es el último y no por ello menos importante. Poner el foco en aumentar tus ingresos (una vez controles todos los pasos previos de ahorro), te ayudará a ganar tiempo. Ajustando tus gastos al presupuesto elaborado, la cantidad disponible para ahorrar a principio de mes será mayor a medida que tus ingresos aumenten.

Sin ninguna duda, buscar nuevas fuentes de ingreso es la mejor manera de aprovechar el tiempo del que dispones después de compartirlo con la familia y amigos.
 

Fondo de emergencia:

El fondo de emergencia (o disposición de liquidez) es tu colchón de seguridad ante cualquier imprevisto que se te plantee y afecte a tu economía personal: pérdida del trabajo, avería grande en casa o en el coche, gasto extra en el dentista, etc...

Una vez adquirido el hábito del ahorro es importante que ahorres cierto capital para este tipo de cosas porque evitan que tires de deuda llegado el imprevisto.

Piensa qué pasaría si pierdes el trabajo y el próximo mes no tienes ingresos.

Nadie vive tranquilo a una nómina de la quiebra

Creado el fondo de emergencia, puedes comenzar con los 'Objetivos de ahorro' comentados anteriormente.

¿Cuánto dinero tengo que tener en este F.E.?

Se calcula en tiempo y no en dinero. Como ya has elaborado tu presupuesto, ya sabrás cuáles son tus gastos fijos al mes y cuáles son tus gastos variables. Bien, el F.E. debe cubrir 12 meses de tus gastos fijos, de tal manera que si tus gastos fijos al mes son de 800€, tu F.E. debe ser: 800€ por 12 meses = 9.600€.

En la siguiente imagen les dejo el resultado de una encuesta que hice en mi Twitter sobre este tema. El resultado no ha sido unánime:

En este apartado, existe mucha disparidad de opiniones ya que no todo el mundo cree que sea necesaria la cantidad de 12 meses de gastos fijos.

Que yo haya puesto 12 meses de gastos fijos es mi opinión porque así lo veo yo. Me siento mejor cubierto con 12 meses que con menos, pero como digo, esto es totalmente subjetivo.

Muchas de las personas que comparten una opinión distinta a la mía, basan su tesis en la estabilidad laboral. Consideran que una persona no debe tener tanto dinero "parado" en la cuenta de ahorro si sabe que tiene una estabilidad de ingresos mensuales que le pueden cubrir de los imprevistos. Este tipo de personas opta por invertir este dinero y reducir notablemente el Fondo de Emergencia.

Por otro lado, personas con grandes cantidades de capital invertido en Bolsa, deciden no tener mucho dinero en el Fondo de Emergencia ya que, llegado el imprevisto, siempre pueden vender algunas de sus posiciones.

Sirvan estos ejemplos de precedente, tú debes ser el que decida cuántos meses de tus gastos fijos quieres guardar en liquidez para lo que te pueda pasar. Nadie mejor que tú conoce la situación que atraviesa tu economía.



Tips de ahorro:

1. Compara precios.
Debes ser exigente con el precio que vas a pagar. No aceptes nunca la primera oferta.

2. Lleva una dieta saludable.
Más allá de los beneficios que aporta a tu salud, seguir un plan alimenticio conlleva comer muchas menos veces fuera de casa, y aquí es donde sale ganando también tu bolsillo.

3. Gastos hormiga, fuera.
Seguro que no te supone ningún esfuerzo llevar la botella de agua al trabajo desde casa en lugar de comprarla en la máquina de la oficina; dejar el café de media mañana un par de días a la semana; no comprar esos chicles que te esperan cuando haces la cola para pagar en el supermercado, etc...

4. Aquello que no necesitas, véndelo.
Jarrones de cerámica de la abuela, bicicleta sin usar y todo lo que se te venga a la cabeza que esté envuelto en polvo en casa. Apps como Wallapop te dan la oportunidad de sacar unos €urillos por esos 'trastos'.

5. Tarjetas de fidelización y programas 'amigo'.

6. Consume solo lo que necesitas... y en período de rebajas.
Espera por fechas concretas de rebajas o por el famoso black Friday, si no te urge lo que vayas a comprar.

7. Olvídate de los casinos y las apuestas deportivas.
Si todos ganaran dinero, las casas de apuestas cerrarían. No inviertas tiempo en ello.

8. El más importante: fórmate continuamente.
Tu educación te hará ganar mucho dinero y ahorrar mucho tiempo en cosas no importantes.


'Frugalidad' según Wikipedia:

Es la cualidad de ser prudente, pasivo, ahorrativo y económico en el uso de recursos consumibles, así como optimizar el uso del tiempo y del dinero para evitar el desperdicio, el derroche o la extravagancia.

Las estrategias más comunes incluyen la reducción de residuos frenando hábitos costosos, suprimir gratificaciones instantáneas, buscar la eficiencia económica, evitar normas sociales contaminantes y caras, apoyar las opciones libres y gratuitas, utilizar el trueque y estar bien informado sobre circunstancias locales y características de los productos y servicios consumidos.

Filosofía

La frugalidad, en el contexto de algunos sistemas de creencias, es una filosofía en la cual no se confía o se es muy escéptico sobre el conocimiento "experto" de mercados comerciales y culturas corporativas, buscando conocer lo mejor para el interés económico, material y espiritual del individuo.

Muchas comunidades espirituales consideran la frugalidad como una virtud o disciplina espiritual. La Sociedad Religiosa de los amigos (Cuáqueros) y los puritanos son buen ejemplo de ello.​ La filosofía básica detrás de esta idea es que la población debería ahorrar dinero para donarlo a iniciativas de caridad, como ayudar a quienes más lo necesitan.

Hay también quien considera la frugalidad una virtud en tanto que el ser humano pertenece a la naturaleza.​ A través de la frugalidad, los humanos pueden utilizar sus habilidades ancestrales de conseguir poco y necesitar poco y encontrar las soluciones en la naturaleza en vez de en convenciones artificiales o religión.


Conclusiones:

Como has visto, sanear tu economía personal no es una tarea imposible. Es cierto que dar el primer paso es el más difícil de todos, pero más complicado es resignarse a vivir en la pobreza absoluta toda la vida. Por ello he hecho este post. En el cómo he llegado yo hasta aquí voy a aprovechar para invitarte a que leas 'Mi Historia' . Por su parte, a continuación te voy a resumir todo el post en un listado para que no pierdas el foco de lo que has leído:

Los pilares de las Finanzas Personales:

1º Obtén ingresos periódicos y vive por debajo de tus posibilidades (frugalidad).
2º Ahorra mínimo el 10% de tus ingresos aplicando la 'regla del 10%'.
3º Crea un fondo de emergencia (o colchón) equivalente a 12 meses de tus gastos fijos.
4º Elabora un plan para eliminar el 100% de tu deuda mala.
5º Fórmate continuamente para crear objetivos de ahorro y de inversión.




Saludos, Joven Ahorrador


Si te ha gustado este post y quieres participar, déjame tu comentario diciéndome lo que quieras.
Acepto todo tipo de críticas que me ayuden a mejorar.
En Twitter soy @JovenAhorrador
La totalidad del contenido aquí reflejado debe considerarse como una opinión propia y no como ningún tipo de asesoramiento en materia financiera. 


         

Comentarios

  1. Buen post, salvo una puntualización en lo de las apuestas.

    Si sabes apostar, ganas dinero. El problema reside en apostar sin cabeza.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas, compañero.

      Totalmente de acuerdo. "Si sabes apostar, ganas dinero". Lo que yo veo un problema en esto es que, para saber apostar, hay que ser un entendido de la materia y me parece que para serlo hay que dedicarle muchas horas. Quizá hasta si me apuras, lo haría con ánimo de vivir de ello, pero lo veo inaccesible para personas que se introducen en el mundillo de la Educación Financiera. Quizá para más adelante cuando ya estén más curtidas es una buena fuente de ingresos, pero para los inicios, descartada totalmente.

      Muchísimas gracias por el feedback, compañero.

      Un saludo

      Eliminar

Publicar un comentario

Por favor, haz uso de un lenguaje correcto y desde el respeto, evitando palabras malsonantes y expresiones que puedan herir la sensibilidad de los demás lectores. Todas las participaciones que inviten a la creación de un debate son bienvenidas.

Entradas populares de este blog

La historia de mi primera inversión inmobiliaria sin tener ninguna experiencia

Guía práctica para invertir en bolsa con IndexaCapital

Objetivos financieros 2021

¿Excel o una app de finanzas personales? ¿Qué es mejor?